+34 661 076 999

Home . ¿Porqué no se vende mi casa?

¿Porqué no se vende mi casa?

Esta es la pregunta que se hacen muchos propietarios de pisos o casas que están en venta desde hace mucho tiempo y apenas han tenido visitas.

 

Son momentos de incertidumbre, de frustración y de preocupación que pueden afectar a su salud creándoles ansiedad, noches «en blanco» e irritabilidad. Desgraciadamente, muchas veces afecta incluso a la convivencia familiar.

Todo depende del consenso que en la familia haya sobre la estrategia a seguir y de la carga económica que tenga que soportarse por «mantener» un inmueble vacío.

 

Poner un piso en venta,

  1. Significa presentar un producto atractivo y en buenas condiciones a una clientela que no pagará el precio fijado por un piso de inferior calidad.
  2. Requiere tener tiempo para pensar cómo comercializarlo de la forma más efectiva y rentable posible.
  3. Supone más gastos adicionales que sumar a los que ya se tienen.
  4. Requiere tener paciencia y aguante hasta que se venda.

 

Por eso, algunos propietarios optan por alquilarlo, aunque en el fondo signifique poner un obstáculo más a la venta. A nivel económico es un desahogo, ya que de esta forma se puede «mantener» la vivienda en venta sin grandes esfuerzos. 

Sin embargo, las probabilidades de venta de pisos alquilados disminuyen en gran medida por la dificultad que supone mostrar una vivienda en venta mientras esté habitada.  

Otros propietarios en cambio, rebajan el precio del piso para salir de la situación de bloqueo y con la esperanza de poder atraer así a algún cliente. Lamentablemente, los clientes que vuelven a ver estos anuncios de pisos en «rebajas», piensan que un inmueble que no se ha vendido en tanto tiempo debe de tener algún problema serio y urge venderlo como sea. Por eso no reaccionan a las ofertas, aunque sean tentadoras.            

El tiempo pasa y el inmueble sigue sin venderse, ha entrado en una dinámica de la que es difícil salir, pero no imposible. 

 

 

En estos casos conviene determinar cuál de los requisitos principales para vender un inmueble no se cumple:

  • El precio. Cuando un piso tiene un precio más elevado al del mercado, esa diferencia debe justificarse con un “plus” que haga la vivienda más atractiva o interesante. Pueden ser unas vistas extraordinarias al mar, equipamiento y mobiliario interior de alto standing, un garaje doble, etc. Si no se cuenta con estos «plus» y no se quiere perder dinero y tiempo, no quedará más remedio que «actualizar» el precio hasta que se asemeje al del mercado.  

 

 

  • El lugar. Hay inmuebles cuya ubicación influye positivamente en su venta y les añade valor, pero también los hay en los que justamente ocurre lo contrario. Es el caso de los que están al lado de una autopista, de una zona industrial, de hospitales, etc.. Son zonas donde el nivel de contaminación acústica puede llegar a ser muy alto si no se toman medidas para evitarlo. En estos casos la ubicación resta valor al inmueble y es conveniente que el precio lo refleje. 

 

 

  • El estado. Si un inmueble en venta no está en buenas condiciones para entrar a vivir en él, lo único que se consigue es proporcionar una razón más al cliente para pedir una reducción de precio. El mal estado del inmueble supondrá gastos adicionales que obviamente no querrá asumir. También puede ocurrir que el cliente descarte el inmueble por su mal estado y siga buscando entre la competencia. No caiga en ese error y arregle los desperfectos más visibles y palpables del inmueble, merece la pena.

 

 

  • La distribución. Generalmente, cuando compramos una vivienda se intenta encontrar una bastante amplia y bien distribuida para tener suficiente espacio para nosotros y nuestros enseres. Por esta razón es tan difícil vender un ático o una vivienda pequeña con habitaciones estrechas, largas y oscuras. Una forma de minimizar este problema es amueblar las  estancias con muebles bajos no muy aparatosos, utilizar espejos, decorar con colores neutros y claros, cuidar mucho la iluminación, cambiar la función de las estancias, etc. para que parezcan más grandes.

 

 

  • La comercialización. Para que un inmueble se venda con éxito no basta con pegar el cartel “se vende” a la persiana o colgarlo del balcón. Ha de hacerse todo lo posible para que su publicidad llegue al máximo número de personas interesadas y de la forma más atrayente posible. Actualmente ese medio es internet, el mismo que sus clientes utilizan para buscar inmuebles en venta. En cuanto al anuncio, es imprescindible que esté redactado correctamente, sin faltas ortográficas o gramaticales, sin descripciones ambiguas y con fotos de calidad

 

 

¡Las fotos y la primera impresión que causa su inmueble son sus mejores vendedores!

 

Si el inmueble cumple con todos estos requisitos, la razón para que no se venda residirá seguramente en su presentación y en la primera impresión que el inmueble causa al cliente.

Son dos aspectos que hay que cuidar mucho, pues de ellos depende el éxito de la venta. Cuando un cliente visita un inmueble en venta no necesita más de 90 segundos para tomar su primera decisión de compra, para saber si merece la pena plantearse la compra de lo que está viendo o no. 

Los inmuebles, al igual que los coches u otros productos en venta, se venden mucho mejor cuando han sido preparados y presentados al detalle, pues eso significa que los clientes podrán disfrutarlos en poco tiempo, sin tener que gastar dinero y tiempo en reformas o reparaciones. Si se ponen a la venta tal y como están y además causan mala impresión, generarán rechazo y será muy difícil que se vendan al precio y condiciones estipuladas.

 

Un inmueble bien presentado:

  • Atrae a más compradores potenciales.
  • Invita a visitarlo más detenidamente.
  • Los clientes se interesan más por sus peculiaridades.
  • Causa una grata impresión e incita a plantearse la compra.
  • Aumentan las ofertas de compra.
  • Tiene muchas más posibilidades de venderse antes y mejor que la competencia.
  • El riesgo de negociación de precio es mínimo.
  • Añade valor al inmueble, lo que puede repercutir en un aumento de precio. 

 

Preparar un inmueble para la venta no consiste en renovar o reformar la casa completamente. Consiste en mejorar aquellos aspectos que más importancia tienen al comprar un inmueble con pequeñas pero efectivas intervenciones. 

Hay que hacer hincapié sobre todo en la limpieza, el orden, el espacio, la Iluminación, la despersonalización, el buen estado del inmueble y la neutralización cromática.

Gracias a estas intervenciones y a la decoración actualizada su casa será más acogedora, transmitirá armonía y tranquilidad, sensaciones que hacen que el cliente se sienta a gusto en ella, pueda imaginarse viviendo en ella  y quiera poseerla. 

«La compra de un inmueble es más emocional que racional»

 

 

Preparar un inmueble para su comercialización no es tan difícil como parece, pero si Ud. no tiene tiempo o simplemente no sabe por dónde empezar, no se preocupe. En España hay unas 500 empresas especializadas en aplicar la técnica de presentación de inmuebles llamada “Home Staging” y que tanto éxito ha tenido en el mercado inmobiliario de otros paÍses como EEUU, Canadá, Australia, Alemania, Reino Unido, Holanda, Francia, etc.

En España la conocemos desde 2007 aproximadamente, pero es a partir de 2013 que comienza a implantarse más en el sector inmobiliario, sobre todo en las grandes ciudades. 

Seguro que cerca de su localidad encuentra una empresa de Home Staging que le puede asesorar y ayudar a vender su casa en menos tiempo y al mejor precio posible. No espere más!

 

 

 

You must be logged in to post a comment.

Development, Technik & Server: Computer Tom Calpe